Seguidores

miércoles, 25 de marzo de 2015

Tautologia Andropàusica II - Sincericidio

En realidad es muy poco probable que tanto mujeres como varones realmente busquen mucha sinceridad en una relación, porque básicamente el diálogo entre ambos sería muy parecido al de la película The Invention of Lying.



Los seres humanos aparentemente no fuimos creados para hablar con sinceridad el 100% de las veces. Estimo que la mayoría de los seres humanos puede tolerar un 60%, en temas personales, ya sea entre parejas, familiares, amigos, etc. 80% en temas financieros/laborales y un 99.9% en temas de salud, es decir, preferimos que un médico nos diga que tenemos por ej. cáncer y la gravedad del mismo a "es una manchita".

A la mayoría de la gente les cuesta determinar la delgada línea______(colocar el color que prefieran) que separa la honestidad, del tacto, la mentira blanca, la mentira piadosa, la seducción, etc. etc.



Lo que uno nota a medida que "añeja"es que esta capacidad en realidad la tenemos, tal vez al nacer, pero la fuimos suprimiendo/reprimiendo, según los eventos que nos tocaron vivir, la educación que recibimos, etc. pero a medida que vamos adueñandonos de nuestras vidas y nos comenzamos a sentir cada vez más cómodos con nosotros mismos, ya sea por haber alcanzado un nivel de estabilidad emocional, económico, mental y hasta espiritual bastante sustentable o porque francamente nos chupa un huevo lo que piensen o dirán los demás (algo muy difícil, pero posible) vemos que se puede volver a ser sincero.

Los que han alcanzado este nivel, suelen darse el lujo de desoír, ignorar, ningunear, bardear y hasta mandar a la mierda a aquellos que apenas pueden lidiar con sus vidas.

Algunas veces los que prefieren vivir en un mundo de grises, los acomodaticios intentan convencer a los ByN que revean su posición, algo que me suena a una oveja intentando convencer a un lobo que se vuelva vegetariano o un pavo intentando persuadir a un águila que se vuelva un ave de corral.

Paradójicamente en un mundo donde Facebook sólo ofrece la opción Me Gusta también noto que la gente -al menos del mundo del Stand Up- tiene un desparpajo y actitud sincericida bastante similar al de los locos y los borrachos.












9 comentarios:

  1. Dos cosas me pasaron con este post.
    Una es el coincidir que cuando uno va "añejandose" (al igual que un buen vino) va tomando cuerpo, forma y texturas dispares a otro.
    Mas alla que "el que diran" pasa a estar a la altura del chupahuevismo "me chupa un huevo".

    Me he dado cuenta que estos ultimos años tambien empece a usar el mute mental. Al igual que el control remoto lo que no me interesa lo meto en mute y no escucho nada.

    Lo 2º que me paso es mi afirmacion que el stand up me aburre, trate varias veces de verlo pero siempre caigo en la logica que es gente que sube a contar sus dramas para no pagarle al psicologo y tratan de buscar gente similar a ellos para no sentirse tan culpables.

    Abrazo per tuti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno algunas veces más que añejamiento bueno, creo que puede ser que uno se avinagra..:-) No se si me estoy volviendo más amargo o directamente menos payaso.

      Lo del mute lo comparto. El problema es que no siempre me dejan quedarme en mute y cuando habilito el audio salen cosas que no siempre desean ser escuchadas: Enter "Don't give a fuck mode"...

      Tema stand up: sí, coincido en que hay mucho de eso, es más Peto Menahem tiene un acto que básicamente trata sobre "lo que hacemos los depresivos". Es más, creo haberlo mencionado antes, pero un tal Tortonese, una vez le dijo al público que los Standuperos deberían pagarle al público por escucharlos.

      But, having said that, hay de todo, Felix Buenaventura es un petiso muy bueno, muy original, y luego está Barraza con sus pensamientos filosóficos y todo el mundo de Stand Up USA. Pero la Godoy me pareció también muy piola. Hay otro que no recuerdo que hace stand up "villero". Hay que buscar.

      Porque en un mundo careta esta gente dentro de todo habla con bastante sinceridad aunque los latinos son mucho más "conciliadores de públicos" que los yanquis.

      Abrazo!

      Eliminar
  2. Y ya se está dando la relación 7x1, es decir 7 visitas por comentario...

    ResponderEliminar
  3. Es cierto que nuestro nivel de sinceridad se va modificando con el tiempo, pues cuando éramos chicos no teníamos demasiados problemas en decir lo primero que se nos viniera a la cabeza de cualquiera, después los golpes reales, más los golpes simbólicos, sumados a la hipocresía que poco a poco aprendemos de la sociedad acaban por hacernos como somos. Sin embargo, no es sólo la edad lo que nos vuelve insinceros, o, mejor dicho, hay otros factores que acentúan más o menos lo falsos que podamos ser.
    Una verdad absoluta acaba explotándote en la cara, así que un poco de tacto o sentido común no viene nada mal.
    En relación con los stand ups, yo veo algunos pocos, tengo la suerte de poder entenderlos en inglés, español y portugués, pero (sinceramente) me parece que con el tiempo pasan a ser efectistas, tampoco creo que el tipo que suba al escenario diga La Verdad.
    Por último, leí esta entrada hace unos días y no opiné nada porque me pareció que lo mejor era hacerlo a mi manera, escribiendo algo al respecto, pero con mi estilo. Ya está, cuando quieras, podés ir, supper's ready...
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que decís sobre los Stand Ups, en general suelen caer en el mismo discurso, cuesta encontrar alguien con un discurso original. Es más se roban las ideas, pero cada tanto aparecen algunos con puntos de vista sobre "la realidad" que te llevan a repensar o hasta confirmar algunas cosas. Y en cuanto LA VERDAD suele notarse, cuando son famosos, que se la creen y hasta se percibe cierta evangelización.
      Y me quedó la duda sobre tu "Ya está, cuando quieras, podés ir, supper's ready" - No sé si me estás mandando a la mierda o sugiriendo que escuche un tema de Genesis :-) Abrazo!

      Eliminar
    2. No te hagas el desentendido, te mandé a mi blog, porque allí queda demostrado que el intercambio de ideas es algo que siempre maravilla. Ya ves, allá parece que confieso cosas que en realidad no confieso, aunque sí confieso que me inspiré en tus entradas, especialmente en ésta, y por eso te lo dediqué, humildemente, claro, tampoco es La Divina Comedia.
      Más abrazos.

      Eliminar
    3. Ah, pero me honra usté! No me di cuenta - en serio - aunque aproveché para ir a visitarte. Debo admitir que sí me recordó a cierto evento. Abrazo y gracias!

      Eliminar
  4. Hola, vine por curiosidad, he seguido el rastro de quien era Ato y aquí me tienes. Me llamó la atención que un escritorazo que admiro como Humberto te haya dedicado su relato. Fue un poco de cotilla, vale?
    Tu blog es muy entretenido y tiene una pitada de provocación, me gusta que la gente diga lo que piensa, sino para que tener un espacio propio.
    Enhorabuena.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo, es menester ante todo aclarar que Humberto tiene su lado oscuro y aquí es donde suele ejercitarlo. Ya le dije muchas veces que use un alias, pero no, insiste en tentar a la suerte :-) En cuanto a tu comentario, desde muchas gracias y sí, dificilmente se pueda ser sincericida y políticamente correcto a la vez. Lo intento, pero cada vez le pongo menos ganas. Gracias por pasar! Abrazo!

      Eliminar

El administrador de este blog se reserva el derecho de eliminar cualquier comentario que le parezca muy boludo/insultante